Olancho

El Departamento de Olancho cuenta con aproximadamente 2,390.500 hectáreas y una cobertura de bosque de 1,389.883 hectáreas, correspondiendo a un 58% de la extensión total. 491,404 hectáreas que son bosque de pino y 898,477 hectáreas de bosque latifolíados y mixto. El manejo de los recursos naturales se ha enfocado en el aprovechamiento de bosque de Pino (Anuario Estadístico ICF 2014). El bosque de pino (especie pinus oocarpa), de las áreas nacionales, forman parte de la cadena de montañas del departamento de Olancho. En su mayoría conformada por una masa forestal de pino y partes de rodales mixtos de pino y roble, en las zonas altas cafetaleras también hay bosques latifoliados con variedad de especies de hoja ancha. No menos de 13 áreas comunitarias de 39,454.93 hectáreas asignadas bajo Contrato de Manejo de Forestal Comunitaria (CMFC) entre 2014 -2016. Solamente en el año 2016 se ha llevado más de 28 mil hectáreas de bosque bajo manejo forestal.

En la actualidad el Programa CliFor brinda asistencia técnica, fortalecimiento, capacitación e inversión en más de 40 comunidades y caseríos en diez municipios del departamento de Olancho. De esta manera, el Programa CliFor en la región forestal de Olancho, hasta la fecha está atendiendo directamente a casi mil familias y aproximadamente 4,500 personas en 16 áreas comunitarias en los diez municipios.

En siete cooperativas agroforestales, se organizaron grupos de mujeres trabajando en capacitación e impulsando acciones productivas y generadoras de ingresos, involucrando mujeres y líderes de las comunidades. En relación a la adaptación al cambio climático, se ha estado desarrollando capacitaciones y  diversas acciones con las comunidades para enfrentar la vulnerabilidad causada por el cambio climático. Se ha aplicado herramientas participativas y diagnósticos como los análisis de vulnerabilidad y planes a acciones de microcuencas, así como la implementación de medidas de adaptación al cambio climático.

Las actividades económicas en la región forestal de Olancho se han orientado al aprovechamiento y la comercialización de madera de pino en rollo, sub-productos maderables (leña, astillas de ocote, carbón) y la comercialización de productos no maderables (artesanías de acículas de pino, resina de pino y liquidámbar. Además se ha producido y comercializado granos básicos, café, hortalizas y la plantación de árboles frutales.